TOMÁS GARCÍA PEDRO XIMÉNEZ

 

Un vino que refleja un paisaje lleno de encantos

Nuestro gran vino de postre. Un dulce natural que condensa el lado más dulce de las uvas pedro ximénez de Montilla-Moriles. Es la esencia cálida, intensa, potente, elegante de nuestra tierra. Y es un vino universal, que acompaña maravillosamente todo tipo de dulces, pasteles y helados. Pruébalo con postres de cierta acidez, como fresas con chocolate y helado de vainilla.

Variedad: 100% pedro ximénez.
Grado alcohólico: 15%.
Crianza: 7-8 años de crianza oxidativa en botas de roble americano, por el sistema de criaderas y solera.
Servicio: a temperatura ambiente o frío.